Día de la Caridad

Para los católicos el día de Corpus Christi es también el día de la Caridad.

La caridad es el misterio del que surge buena parte del amor cristiano. Un gran ejemplo de Caridad y amor fue Beata Petra de San José.

Madre Petra como la llamaban en vida supo sembrar esperanza en muchos ojos apagados por la miseria y la soledad más que por la ancianidad y el cansancio de la vida. Dotada por dios de una fina sensibilidad, agudizada en los desengaños y en las amarguras, viajó incansablemente haciendo de “Madre de los Desamparados“.

La heroica mujer en que se había fijado el Señor, en original trayectoria mística y apostólica, se lanzó sin medida y sin respetos humanos a servir a los más abandonados. Rompió todas las normas convencionales de los hombres y descubrió. por singular regalo divino, que todos los hombres, sobre todo los que sufren la soledad son privilegiados de Dios y merecen lo mejor de nuestra entrega.

La aventura de la Madre Petra rebosa rasgos de ternura y sorpresas inagotables de misterio. Depósito de gracias místicas que rompen los moldes clásicos de los manuales de Teología, se hizo digna de jugar con la cruz y con la luminosidad del sol, con los corazones de los hombres buenos y con las intrigas de los malvados, con la sonrisa de los ingenuos y con las travesuras de los niños y de los ancianos hermanados en los misterios y en los dolores del abandono humano.

Esta fue la herencia de una mujer luchadora hasta el heroísmo, dulce hasta la sorpresa, valiente hasta la audacia. Su capacidad de lucha, su dulzura maternal, su valor inagotable no brotaron de su originalidad o de su deseo de vencer en las empresas, sino del inmenso amor a los “desamparados” que Dios le regaló con inagotable fecundidad.

( Fragmento del artículo: “Humilde sembradora de bondad” publicado en la revista la montaña de San José. Número de enero-febrero de 1999.)

Es ese enorme amor, esa enorme caridad es la que confiere la personalidad de la congregación que fundo Madre Petra de San José.

Anuncios